Nos vamos de Venezuela, ¿y ahora que?

Hey!! ¿hace cuanto no nos leemos? 😕 ok, my bad! pero mi ausencia por estos lados esta super super justificada.

Ya hace un mes y varios días salimos de nuestra zona de confort para aventurarnos a VIVIR un tiempo en el viejo continente, específicamente en Lyon, Francia.

Estamos enamorados de esta hermosa ciudad y de la buena energía que hemos sentido de sus habitantes hacia el extranjero, punto supremamente importante cuando decides empezar una vida fuera de tu país… El que dijo que “emigrar es para cobardes” no pudo estar más equivocado.

Este post va dirigido a todas esas personas que están por empezar una nueva vida fuera de nuestras fronteras o si eres parte de ese gran grupo de Venezolanos que están en la constante búsqueda de la respuesta correcta a la pregunta del millón, ¿me quedo o me voy?

Pues ahí les van mis primeras impresiones y una pequeña idea de lo que puedes esperar a tu llegada, capaz les ayuda a aclarar sus dudas. 🙂

Empiezo diciéndoles algo que ya saben… no es fácil, y se encontrarán con muchas trabas, pero cuando digo muchas, ¡SON MUCHAS! si al tomar la decisión de irte del país pensabas que ibas a tener un nivel de dificultad 7… ¡pues multiplícalo por 100!

Estas yéndote a un país completamente diferente al tuyo, con diferentes costumbres, diferente clima, diferente ritmo de vida y en nuestro caso, diferente idioma.

Te encontrarás dudando de todo, incluso hasta de como pedir un café.

Una de las grandes diferencias de conocer un sitio siendo turista y conocerlo cuando vas a vivir en él, radica en que, en el primer caso, por ejemplo, si pides un café y no te entienden o en un restaurant te sirven una orden que no es la correcta, se convierte en una experiencia divertida, en una nueva y graciosa foto de instagram, pero, en el segundo caso, la presión existe, es real, quieres encajar, quieres no ser un extraño, quieres sentirte parte de, y el que no te entiendan no ayuda.

Este ha sido un ejemplo “tonto” pero real, solo quería darles una idea de pequeños detalles que ni se nos asoman ligeramente por nuestros pensamientos que nos llegarán a afectar y lo hacen, esto te va creando un sentimiento de frustración.

Llega un punto donde empiezas a cuestionarte todo, ¿hice lo correcto?, ¿me voy, me quedo, me regreso?, empiezas a comparar lo que tienes aquí y lo que tenías allá, las amistades, la familia, o simplemente lo sublime que es sentirte como pez en el agua.

Señores… la ansiedad llegó para quedarse.
Esta “pequeña crisis” atacará, cada día y a cada hora, pero tranquilos, sobrevivirán.

Luego llega como “brisita fresca de la mañana”, ese día que sientes que vas “agarrándole el hilo” a la situación… ya sabes como pedir un café, ya han habido varias “primeras veces”, varias “vergüenzas” pasadas y que en mi opinión, tenías que pasar para saber como “se bate el chocolate” en tu nuevo entorno. Si la vida fuera una película, en esta parte sonaría la música de Rocky, 😀 sientes que lo puedes todo y ¡así es!.

En fin, todo comienzo es duro, en otro post seguimos hablando de este tema que es super extenso, les contare todas las cosas que pasamos con mas detalles, todos esos “fail” que ahora nos dan risa.

Mi mayor recomendación para ustedes que me leen y pasarán o están pasando por lo mismo es: VIVE EL PRESENTE, deja de pensar en lo que dejaste atrás, deja de pensar en lo que pasará mañana, la verdad, a ciencia cierta, nunca sabremos si tomamos la mejor decisión, en que lugar nos hubiese ido mejor o donde hubiésemos sido más felices, nunca lo sabremos, así que, vive el momento, disfruta y ríete de esos momentos que te llenaron de vergüenza y sobre todo, si está a tu alcance, ayuda a sentirse en casa a otro Venezolano que puede estar viviendo lo mismo y así nos hacemos compañía.

No estamos solos, recuerda, somos parte de la estadística, formamos parte de ese millón y medio de Venezolanos que metieron “su vida” en dos maletas, así que lo mas probable es que en menos tiempo del que te imaginas veas unas cuantas gorras tricolor por la calle.

En nuestro caso solo tardamos 2 semanas en verlas.

Suerte,
Nos leemos luego.

Jen xo

Deja un comentario